Mancera: ‘buenas intenciones’, el acuerdo firmado en Los Pinos
María Luisa Severiano

Mancera: ‘buenas intenciones’, el acuerdo firmado en Los Pinos

El gobierno federal se está equivocando, afirma; se requieren acciones concretas

El jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, afirmó que en el Acuerdo para el Fortalecimiento Económico, que expuso el presidente Enrique Peña Nieto, sólo se plantean buenas intenciones, cuando lo que se requiere en este momento son acciones concretas. Todos quisiéramos que los rubros que se anunciaron el lunes estuvieran materializados en algo específico; creo que se están equivocando, dijo.

Entrevistado al respecto al término de la presentación de NBA Global Games CDMX 2016, en el Antiguo Palacio del Ayuntamiento, el mandatario contrapropuso homologar el salario del Presidente de la República y su gabinete al tabulador de percepciones de la administración capitalina, en vez de reducirlo 10 por ciento. Todavía sería mejor, acotó, ya que se ha demostrado que este es un gobierno austero. (El mandatario federal percibió en 2016 un salario bruto mensual de 208 570.92 pesos y el capitalino 104 mil 911.)

Asimismo, remarcó que algunas acciones concretas que pudo haber anunciado el gobierno federal serían: agilizar los trámites para colocar estaciones de suministro de gas natural en la Ciudad de México; pasar a base cero, en lugar de tener exento el transporte de pasajeros, porque esto permitiría tener un manejo fiscal mucho más eficiente y acreditar el impuesto al valor agregado; incentivar los taxis híbridos y que la Comisión Reguladora de Energía (CRE) diera una explicación satisfactoria de las 90 zonas que estableció para la definición de las tarifas de la gasolina.

Insistió en su rechazo a la instalación de más gasolineras en la capital, como pretende la CRE, y advirtió que en caso de que el gobierno federal las autorice, aun contraviniendo el uso de suelo o las normas que hay en cada colonia, en cada delegación, lo dará a conocer públicamente a los ciudadanos, porque estarían cometiendo un grave error.

Mancera remarcó que se abocará a defender a la ciudad hasta donde lleguemos y hasta donde tope de esta arbitraria forma de determinar diferentes precios a la gasolina, porque no podemos estar esperando nada más a que a alguien se le ocurra decir que tiene mala logística y que por eso tiene que pagar más.

Por la tarde, el Gobierno de la Ciudad de México firmó un acuerdo con la Central de Abasto (Ceda) y con comerciantes de tianguis, mercados públicos y sobre ruedas para estabilizar los precios de los productos de la canasta básica y evitar que se genere una espiral inflacionaria que profundice aún más la herida que provocó el gasolinazo en el bolsillo de los capitalinos.

Detalló que con el convenio la Ceda, que concentra casi 46 por ciento de la comercialización y distribución de los alimentos en la capital del país, garantiza tener el mejor y más bajo precio, mientras los comerciantes y locatarios se comprometen a vender sus productos en el mismo costo al consumidor.

En tanto, el gobierno local no aumentará las cuotas de peaje ni de pernocta, ni de mantenimiento de la Ceda, para que se pueda mantener esta estabilidad.

Subrayó que este es el primer paso concreto que el Gobierno de la Ciudad de México da para que la población que más lo necesita no sufra una consecuencia económica inmediata en sus bolsillos. Vamos a seguir defendiendo que no se afecte el salario mínimo con el incremento de los costos a la gasolina, prometió.

Ante integrantes de su gabinete, comerciantes y locatarios reunidos en el Antiguo Palacio del Ayuntamiento, Mancera aseveró que el país sufrió un golpe muy fuerte con el incremento en el precio de los combustibles, que ha tenido dimensiones que seguramente no se habían calculado y que no fueron objeto de una debida planeación.

Remarcó que los gobiernos tienen la responsabilidad, antes que nada, de encontrar los niveles de estabilización social, ya que ante la efervescencia que se registró en todo el país se tuvieron que utilizar esquemas de seguridad y protección de la ciudadanía a fin de garantizar la armonía de la ciudad.

 

 

Fuente: La Jornada UNAM

Deja un comentario