Javier Duarte, el Calígula mexicano