#Opiniones Dilucidando

Por: Jorge Carrión

Uno de los temas más sentidos por la población en los últimos tiempos tiene que ver con la inseguridad pública, de hecho en las campañas político-electorales de hace unos meses, todos los candidatos vieron en ella la posibilidad de posicionarse en el ánimo del electorado.

A poco más de tres semanas de haber tomado posesión el actual gobernador Alfredo del Mazo y una vez que pudo sortear los estragos que causó el sismo del 19 de septiembre, hace unos días presentó un decálogo de acciones encaminadas a combatir la inseguridad en la entidad.

El común denominador de este conjunto de acciones es la armonización, construcción y fortalecimiento de la relación entre el gobierno y los ciudadanos, o lo que los teóricos han llamado “recomposición del tejido social”.

Dentro de las acciones definidas, habrá que acotar que algunas de ellas ya han sido implementadas en otros tiempos, sin causar los impactos suficientes o esperados. Pero también habrá que reconocer la incorporación de acciones nuevas e innovadoras con sustento en la inteligencia policial y en el establecimiento aspectos normativos y doctrinarios para el uso legítimo de la fuerza.

En esta nueva estrategia, de nueva cuenta la participación ciudadana sigue siendo el hilo conductor de los esquemas de prevención del delito, así como del control y seguimiento de los aspectos penitenciarios, habrá que esperar en primera instancia si los ciudadanos organizados o no organizados, están dispuestos de nueva cuenta a colaborar con la autoridad gubernamental.

Pues al final del día, el reclamo generalizado es abatir los altos índices de homicidios dolosos, secuestros, robos, violaciones, extorciones y feminicidios entre otros. Comentó para ustedes Jorge Carrión.

Deja un comentario