Evangélicos  extienden su red de poder en América Latina
Ultra Noticias Eitan Abramovich / AFP
Redacción Redacción

Evangélicos extienden su red de poder en América Latina

Las iglesias evangélicas extienden su influencia en Latinoamérica. Convertidas en muchos casos en la segunda religión más importante, han traducido esa fuerza no sólo en poder Económico, sino político.

#Ultra #Nacional. - Concesionarios de medios, impulsores de candidaturas legislativas y presidenciales, integrantes de congresos, fundadores de partidos políticos, cercanos a los gobiernos  de turno, los grupos evangélicos han afianzado sus redes y su agencias al paso  de los años, revela una investigación del Grupo de Diarios América.

Los evangélicos en la región han aprovechado ventajas como el no tener que hacer aportes tributarios, leyes que en el mejor de los casos son vagas y en el peor, inexistentes y les permiten actuar sin restricción. Aunque hay casos específicos en que se las vincula con algún partido político en particular, estas asociaciones han sabido adaptarse a los cambios y, señalan expertos, su objetivo es acercarse al poder, esté en manos de quien esté.

Su ascenso no ha estado exento de polémica; al contrario, y es apenas el principio. “La Iglesia evangélica recién empieza a asomar la cabeza”, advierte a ‘El Nuevo Día’ el doctor Samuel Silva Gotay, profesor de Historia y Sociología de la Religión en la Universidad de Puerto Rico.

Aunque diversas, las iglesias evangélicas tienen una agenda común que pasa por el ‘No al aborto’, la lucha contra los derechos de la comunidad LGBTI+ (en Puerto Rico impulsaron un proyecto en el Senado para aplicar terapias de conversión a menores homosexuales y transexuales que el Gobierno frenó) y el acceso a los medios de comunicación.

Las agrupaciones evangélicas mexicanas, como los protestantes y pentecostales, incrementaron un 35 por ciento en poco menos de 10 años, al pasar de 1.331 en 2010 a 5.843 en la actualidad, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

En Uruguay, señala ‘El País’, aunque solo 7 por ciento de la población se define como evangélica, según Latinobarómetro (2018), los expertos coinciden en que la cifra subestima la realidad. De hecho, el pastor Jorge Márquez intentó contender en las elecciones en 2009.

Venezuela vivió algo similar en 2018, el llamado fenómeno Bertucci, cuando el pastor evangélico Javier Bertucci se lanzó como candidato presidencial y su partido, Esperanza por el Cambio, alcanzó más de un millón de votos, una cifra histórica para una organización política de esa tendencia religiosa, advierte ‘El Nacional’. En este país, un 17 por ciento se declara evangélico o protestante, según Latinobarómetro.


En México existe la Confraternidad Nacional de Iglesias Cristianas Evangélicas (Confraternice), que agrupa a 7.000 iglesias, y está a cargo de Arturo Farela, quien se declara amigo de años del actual presidente, Andrés Manuel López Obrador. Según ‘El Universal’, la presencia de los evangélicos se ha incrementado en la administración actual, en la que han solicitado acceso a medios electrónicos de comunicación y han asistido a actos públicos del mandatario, que durante su campaña estableció una alianza con el Partido Encuentro Social, de filiación cristiano-evangélica.

En 2010, el censo identificaba a 8’386.000 mexicanos protestantes, pentecostales, cristianos o evangélicos.

Un caso particular destacado en México es el de la Luz del Mundo, fundada en 1926 y que afirma contar con más de 600.000 fieles. Tiene empresas filiales de diversos giros comerciales en el sector inmobiliario, cultural, editorial e informativo. A nivel político, cuenta con tres legisladores y se le ha asociado a diferentes partidos, como el Partido Revolucionario Institucional (PRI), Acción Nacional (PAN) y el que está actualmente en el poder, Morena.

Con información de El Universal y El Tiempo

https://www.eltiempo.com/vida/religion/iglesias-evangelicas-un-poder-que-se-extiende-por-america-latina-441344

https://www.eluniversal.com.mx/mundo/evangelicos-extienden-su-red-de-poder-en-america-latina

Deja un comentario