Advierten funerarios problemas de salud por falta de certificados de defunción
Foto Ultra Noticias

Advierten funerarios problemas de salud por falta de certificados de defunción

  • Alertaron que la gente se está muriendo en casa y no sólo en hospitales, por lo que la falta del documento ha contribuido a que los cadáveres se queden hasta cuatro días en casa y se haga fila para el servicio de cremación

Toluca, México.- Propietarios de funerarias y embalsamadores del Valle de México se manifestaron en Toluca de nueva cuenta para exigir la expedición suficiente de certificados de defunción para que la gente no tenga que albergar por tanto tiempo en casas el cuerpo de su familiar ante la imposibilidad de incinerarlos o sepultarlos, un problema que derivaría en otro muy grave de salud a la par de la pandemia por COVID-19.

Los profesionales embalsamadores explicaron que este problema se registra cuando la persona perdió la vida en su domicilio, y en estos casos la familia se debe quedar con el cuerpo más de tres o cuatro días, lo que implica un foco de infección extra tanto para los familiares como para los que deben manipular el cadáver. 

"Ahorita tardan hasta 10 días con un cuerpo que está en su domicilio, y que sigue es un foco de infección y más familia que se sigue muriendo, tienen hasta dos tres muertos, en una sola familia... Tampoco se los puedo tener en mi negocio porque también Salubridad nos llama la atención si tenemos los cuerpos resguardados... Están yendo al Distrito Federal a conseguir certificados y también allá tienen una aglomeración terrible de personas y de médicos", aseguró una de las propietarias.  

El problema de no conseguir un certificado de defunción, es que la gente no puede mover los cadáveres, es decir, sin el documento no pueden ir a los panteones a darle sepultura ni tampoco pueden cremarlos, ni moverlos. 

Aunado a eso alertaron que el a veces el certificado de defunción que es gratuito, en estas épocas se los expiden por varios miles de pesos, por lo que se está convirtiendo en un gran negocio y la mayoría de las familias son de escasos recursos. 

A esta problemática del retraso en conseguir un certificado, se suma el hecho de que si la familia decide incinerar el cuerpo de su ser querido, debe esperar turno en alguno de los pocos crematorios, que a veces tarda más de cuatro días  en llegar. En Naucalpan dijeron que hay algunos que dan servicio a cinco municipios, por lo que deben aguantar para tener un espacio. 

Pidieron que los certificados se les otorguen únicamente a médicos y no a cualquier persona que pudiera lucrar con el documento. 

Reiteraron la exigencia de una solución o advirtieron problemas de salud para quienes albergan en casa el cuerpo en descomposición. También expusieron el riesgo de su trabajo y lo que implica a sus familias.