Regresan a clases, pese a riesgo de edificio
La escuela, ubicada en Mixquiahuala.
  • Hidalgo
  • Posted
  • Visto 220 veces

Regresan a clases, pese a riesgo de edificio

Mixquiahuala de Juárez, Hidalgo.- Por órdenes del director del Instituto Hidalguense de la Infraestructura Física Educativa (Inhife), Enrique Azpeitia Medina, alumnos de la primaria Amado Nervo en Mixquiahuala regresaron a tomar clases al plantel, no obstante que desde septiembre debieron abandonarlo por el riesgo que representaba, así lo explicó el director de la escuela, Martín Martínez.

La decisión causó molestia y críticas por parte de padres de familia, quienes manifestaron su desacuerdo al considerar que la integridad física de sus hijos está en riesgo, pues en una zona de la escuela efectúan trabajos de reconstrucción.

Después del sismo del 19 de septiembre y debido al deterioro del plantel, los alumnos fueron reubicados en el sitio conocido como La Capilla Abierta.

Sin embargo, en entrevista concedida para este medio, el director del plantel refirió que hace unas semanas a la escuela acudió el director del Inhife, personal de planeación y presupuesto de la Secretaría de Educación Pública de Hidalgo y el director de la asociación de padres de familia estatal, quienes dieron la instrucción de que los niños regresaran a las aulas que están en buen estado.

Según justificaron, algunos espacios que ocupan en La Capilla Abierta no estaban en buenas condiciones, como una bodega y un sótano que fueron habilitados como salones de clases, pues ahí los niños enfermaron, por lo que decidieron ocupar nuevamente la escuela, pese a que en esta realizan los trabajos de reconstrucción.

El director del plantel asumió que no hay riesgo de que los menores sufran algún accidente como manifestaron algunos padres de familia, ya que las aulas que estaban a punto de derrumbarse ya fueron demolidas y en esa zona colocaron una malla ciclónica de 12 metros para protegerlos.

Por lo que cuatro grupos de cuarto grado e igual número de quinto regresaron a la primaria, mientras que el resto permanece en la capilla, un espacio de la parroquia que fue prestado para que ocuparan como refugio temporal para los alumnos.

Según el director, explicaron a los padres cuál es la situación y que los niños no corren riesgo, además de que los ruidos a consecuencia de los trabajos en las aulas son mínimos.

Por Daniel Martínez Martínez

Deja un comentario