Las máquinas bajo revisión y regulación.
  • Hidalgo
  • Posted
  • Visto 132 veces

Sigue proceso administrativo hacia máquinas tragamonedas

Tulancingo de Bravo, Hidalgo.- De los 20 espacios donde se ofrecían juegos de azar con máquinas tragamonedas, cinco fueron clausurados en la parte final del año 2019, 9 acordaron retirar dichos aparatos para seguir operando sólo con videojuegos, mientras que en seis está pendiente la revisión.

Las revisiones a los negocios se realzaron por parte del gobierno municipal por medio del área de Reglamentos y Espectáculos, tras denuncias sobre la operación de los  negocios con máquinas electrónicas para apuestas.

Viridiana Hernández Hernández, directora de la  dependencia municipal, señaló que la mayoría de los propietarios de los establecimientos decidieron voluntariamente retirar las máquinas para apuestas, y seguir operando sólo con videojuegos, para evitar la clausura.

La funcionaria recordó que debido a que las máquinas electrónicas para apuestas deben contar con un permiso de la Secretaría de Gobernación federal, debido a que se trata de juegos de azar que además involucran dinero.

Ninguno de los establecimientos revisados contaba con dicho permiso, por lo que se dieron las clausuras, salvo en los casos donde los propietarios accedieron al retiro de los aparatos.

Algunos de los propietarios de los establecimientos revisados alegaron contar con permisos, o por lo menos con apoyo de asociaciones para poder operar con las máquinas para apostar dinero.

Las autoridades municipales señalaron durante las revisiones  que sólo la Secretaría de Gobernación federal puede otorgar el permiso para la operación de los aparatos, además de la regulación de la operación de los locales por el gobierno municipal.

Tras las revisiones y explicaciones realizadas, se solventó el proceso respectivo, con el retiro voluntario de los aparatos, aunque está pendiente la revisión en seis de los negocios detectados por el gobierno municipal. 

Se espera que en el transcurso de los siguientes días se concreten las revisiones pendientes.

Por Daniel Martínez Martínez

 

 

 

Deja un comentario