Karina Ramirez Karina Ramirez

¿Dónde quedará la ASF?

#Ojalá
Por @OscarGlenn

Nadie esperaba que este lunes el Presidente reconociera súbitamente que si se equivocó al obstinarse en cancelar el proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de México en Texcoco y muchos compartíamos el pronóstico que AMLO desestimaría el informe que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) dio a conocer el sábado pasado, donde se expuso que esa decisión costó por lo menos, 331,996.5 millones de pesos; más del triple de los cien mil millones de pesos estimados por el actual Gobierno Federal, como finalmente ocurrió, argumentando el mandatario que él tiene otros datos.

Intentando abundar sobre esta idea y la aparente necesidad que el Gobierno fuera más sensato en su toma decisiones evitando despilfarros por obsesiones personales, analizaba lo que la Auditoría Superior de la Federación comunicó sobre el dictamen del asunto y de pronto esto tuvo que ser descartado.

Súbitamente la sorpresa y la duda arrasaron, ¿perdimos a la Auditoria Superior de la Federación que 72 horas antes había sido reconocida por su valentía al pronunciarse con severos señalamientos sobre uno de los temas más significativos para el actual presidente?

Según la información publicada por este mismo diario la noche del lunes, la Auditoría Superior de la Federación reconoció inconsistencias en la auditoría sobre el costo de la cancelación del Aeropuerto del Aeropuerto de Texcoco, el cual puede ser menor, y ahora es objeto de una revisión exhaustiva en cuanto a su metodología.

Refieren que el Auditor Especial de Desempeño, Agustín Caso Raphael en una nota informativa dio a conocer que “detectaron una deficiencia metodológica en la revisión realizada al costo de su cancelación” y nos dejaron en el limbo tratando de entender ¿qué pudo haber pasado? ¿Realmente los “otros datos” del Presidente son una cosa demoledora que ya estará poniendo en el cadalso varias cabezas? ¿Son tan poco experimentados y eficientes en la ASF para comentar un error de esta magnitud y provocar la demolición de su credibilidad?

El resultado de esa revisión a la metodología de la auditoría y sus hallazgos puede que definan en breve si aún tenemos un órgano fiscalizador de respeto o pasó a la historia instalándose en la galería del absurdo. Ojalá se transparente que ocurrió con los auditores, cuánto costará finalmente cancelar el NAIM en Texcoco y “catafixiarlo” por algo en Santa Lucía.

Esta historia se tornó más interesante, aunque no sé si esperanzadora. No la perdamos de vista ni nos confundamos entre unos y otros datos.