Vianet Álvarez Vianet Álvarez

Especialistas recomiendan la revisión anual para prevenir problemas de visión

#Oftalmología #DíaMundial #Vision

  • Insabi brinda atención integral de patologías oftalmológicas sin costo.

Ante el día mundial de la visión, el 14 de octubre, Jesús Heriberto Dávila Alquisiras, especialista integrante del servicio de Oftalmología del Hospital General de México “Dr. Eduardo Liceaga”, destacó que los ojos son una estructura anatómica delicada, por lo que recomendó que es necesaria su revisión anual por profesionales en oftalmología para prevenir o limitar posibles daños, por lo que, para prevenir problemas de visión, el Hospital General lleva a cabo diversas acciones de protección al paciente, como la exploración completa de quienes presentan factores de riesgo y seguimiento para detectar y tratar retinopatía diabética y cataratas.

El hospital cuenta con un servicio específico para tratar errores de la refracción. A través del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), las personas reciben atención integral de las patologías oftalmológicas sin costo.

Asimismo, fue mencionado que al año, el Hospital realiza entre tres mil 300 y tres mil 500 cirugías oculares, sin embargo, en 2020, debido a la pandemia de COVID-19 esta cifra bajó a dos mil 042, siendo catarata, retinopatía diabética, glaucoma y estrabismo las principales intervenciones.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), señaló en su reporte de febrero del 2021, que en el mundo existen dos mil 200 millones de personas con deterioro de visión cercana o distante, donde al menos mil millones de estos casos pudieron evitarse, además, de los mil millones de personas con algún problema de visión, 88.4 millones padecen deterioro de visión distante por errores de refracción no corregidos; 94 millones, cataratas; 7,7 millones, glaucoma; 4,2 millones, opacidades corneales; 3.9 millones, retinopatía diabética; 2 millones, tracoma y 826 millones tienen deterioro de la visión cercana causado por presbicia no corregida.

Debido a lo anterior, Dávila Alquisiras explicó que, en el mundo las causas de ceguera que pudieron prevenirse son las cataratas, errores de refracción no corregidos; glaucoma y retinopatía diabética, mientras que en México destacan los errores de refracción, glaucoma, cataratas y retinopatía, entre los errores de refracción más comunes se encuentra la miopía, caracterizada porque los objetos cercanos se ven con claridad y los objetos lejanos se ven borrosos; hipermetropía o hiperopía, que es visión clara a distancia, pero borrosa de cerca; presbicia, asociada con la incapacidad para enfocar de cerca; y astigmatismo, un error de refracción del ojo asociado a la imperfección en la curvatura de la córnea.

Respecto a la población infantil, los errores de refracción son la principal causa de discapacidad, pues también se registran casos de cataratas, retinopatía en la persona prematura, estrabismo y tumores como el retinoblastoma, lo que propicia afectaciones en el desarrollo motor, lingüístico, emocional, social y cognitivo, reflejado en el aprovechamiento escolar, aseveró el especialista, quien además explicó que el glaucoma ocasiona pérdida progresiva de la visión periférica. Al principio esta patología no daña la visión central ni causa síntomas, por lo que pueden pasar años antes de que se detecte, destacando que puede ser hereditaria o resultado de la edad o de enfermedades sistémicas como diabetes, de ahí la importancia de que las personas mayores de 45 años acudan a revisión de la presión ocular.

Las cataratas comúnmente se presentan entre los 50 y 60 años. Pueden aparecer por traumatismos, problemas congénitos o por complicación secundaria a la diabetes, ya que este padecimiento daña el lente natural del cuerpo, llamado cristalino, que al opacarse forma las cataratas.

Finalmente, respecto a la retinopatía diabética, afirmó que es una de las causas principales de ceguera en México y el mundo, propiciada por la diabetes, donde los vasos sanguíneos dañados y los nuevos anormales pueden llevar a la pérdida total de visión, por lo que se recomienda vigilancia estrecha desde el inicio del padecimiento.