Audiencias censuradas

Desde el sótano  Por: Raúl Mandujano

Mire usted, decía de la joven activista pakistaní, Malala Yousafzai, Premio Nobel de la Paz en 2014: “La voz tiene poder, la gente escucha cuando hablamos; no se trata de combatir el terrorismo con la violencia, sino con las palabras”, y es que hoy, sutilmente, desde las cúpulas del poder, se pretende implantar una “mordaza” a la libertad de expresión. 

Me explico, su opinión, la de usted y la mía, pueden o no coincidir; y es que nacen de un principio humano universal, como lo es, la diversidad de pensamientos. Mientras el que le habla cree tener la razón, usted que escucha o lee, podría ser ortodoxo a esta opinión, y nadie, de verdad nadie, podría evitar que ambos lo digamos. La ley que en la Constitución proclama la libertad de expresión y el derecho la información, se ha vuelto confusa hoy, con una jurisprudencia que tiene que ver con el derecho de las audiencias, su derecho, estimado radio escucha, a recibir contenidos de calidad. Y estoy de acuerdo.  

La Suprema Corte no se equivoca al pretender que, no sean los intereses de los concesionarios, quienes definan los contenidos “al aire”, ni las reglas técnicas y operativas de lo que se dice, pero, detrás de esta graciosa intención, está callar a medios y periodistas, a “los dolores de cabeza” del gobierno que están “dale y dale” con sus críticas, también quiere imponerse la censura legal, y confrontar todo lo que se ve y oye a través de algún medio, vamos, se podría perseguir a quienes hacen uso de redes sociales, dan clases y conferencias en línea, hasta “las mañaneras” del presidente se podrían cuestionar. 

Le diré algo: esta resolución no protege la libertad de expresión o información, la estorba porque, a usted y a todos, nos coloca como niños incapaces de distinguir entre noticia y opinión. Ojalá que estás nuevas reglas se enfocarán en arremeter contra contenidos mentirosos, fanatismos políticos y adulaciones. En el periodismo, lo que no puede morir, es su pensamiento crítico, plural y hasta molesto. Lo citaba el filósofo norteamericano Noam Chomsky, “si no creemos en la libertad de expresión de aquellos que despreciamos, no creemos, en absoluto, en esa libertad”. Mi twiter @raulmandujano