Caro y complicado, implementar en Hidalgo tecnologías de aprovechamiento de agua: Sedagroh
Las ollas de agua, una de las soluciones consideradas.
  • Hidalgo
  • Posted
  • Visto 552 veces

Caro y complicado, implementar en Hidalgo tecnologías de aprovechamiento de agua: Sedagroh

Valle de Tulancingo, Hidalgo.- Las tecnologías usadas en otros países con bajo registro de lluvias para el aprovechamiento de las aguas de uso agrícola es cara y por lo tanto difícil de implementar en nuestro país, y en particular en el estado de Hidalgo.

Así lo reconoció Carlos Muñiz Rodríguez, titular de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario del Estado de Hidalgo (Sedagroh), a pregunta expresa sobre la posibilidad de implementar dichas tecnologías, sobre todo debido a la sequía que en Hidalgo ya se extiende por casi cuatro años.

El funcionario señaló que para optimizar el agua para  uso agrícola con la que se cuenta, se ha realizado limpieza de drenes en varias zonas de Hidalgo, así como se han construido ollas de agua en otros espacios, entre otras acciones.

Sin embargo, reconoció que estas medidas no son suficientes, por lo que buscan junto con los productores agrícolas otras soluciones que permitan optimizar los recursos hidráulicos, y con ello por lo menos conservar la actual  producción agrícola.

Calificó como preocupante la escasez de lluvias en el Estado de Hidalgo, situación que ya se prolonga por casi cuatro años.

Reveló que en varios puntos de la entidad incluso ya se registran afectaciones a la producción agrícola y ganadera por la falta de lluvias, por lo que se han tomado medidas paliativas, como las señaladas.   

La prolongada sequía ya es grave a nivel nacional, recordando Muñiz Rodríguez que el año pasado se registró declaratoria de emergencia en prácticamente todo el país, pues sólo dos entidades no hicieron la solicitud de apoyos, derivado de la situación climatológica.  

Por lo que señaló que queda sólo esperar a que se registre una buena cantidad de lluvias, así como de precipitación pluvial, que permita la recarga de los acuíferos, y con ello, contar con recursos hídricos no sólo para el desarrollo agropecuario, sino para consumo humano en general.

Por Daniel Martínez Martínez