Piden legislar para evitar fiestas y escándalos en zonas habitacionales
En varios puntos del municipio se presenta la situación.
  • Hidalgo
  • Posted
  • Visto 133 veces

Piden legislar para evitar fiestas y escándalos en zonas habitacionales

Tulancingo de Bravo, Hidalgo.- Por medio de un escrito atribuido a “Tulancinguenses preocupados por este  problema”, se realiza solicitud a las autoridades municipales para la creación de un reglamento que permita sancionar a quienes realizan fiestas que incluso se extienden hasta la madrugada.

En el mismo documento piden a las autoridades municipales que en el eventual ordenamiento o en otro relacionado, se les pueda otorgar  atribuciones a los elementos de la policía municipal para que estos puedan sancionar a los infractores, “ya que por lo general las fiestas privadas las realizan los fines de semana y estos días no hay manera de localizar a los inspectores de Reglamentos y medio Ambiente” (sic).

Pese a la actual pandemia por Covid 19, donde autoridades sanitarias han llamado a no realizar reuniones, fiestas  o grandes concentraciones de personas para evitar contagios, se han conocido en promedio de cuatro a cinco fiestas cada fin de semana en el municipio de Tulancingo.

El escrito señala además que el fuerte volumen de la música provoca que los vecinos de las  personas que realizan las fiestas no puedan tener un descanso adecuado.

Por lo que  otra de las peticiones que se hacen para la eventual reglamentación es que el volumen de la música sea moderado, y que sea suspendido como máximo a las  diez de la noche.

“Sabemos que así como nosotros, existen muchas personas con el mismo problema en nuestra ciudad, y no tenemos una ley aplicable  que nos proteja de esa contaminación que tanto nos afecta en la salud familiar como en nuestro trabajo”.

El documento no ostenta membretes ni sellos de organización o persona alguna.

A su vez, se desconoce si ya ha sido presentada la petición formal a las autoridades municipales, o bien a los integrantes de la Asamblea local.

Por Daniel Martínez Martínez