Un tlacuache, responsable de destrozos en Torre Legislativa
Rescatan y atienden al animal, tras la movilización de este inicio de semana.
  • Hidalgo
  • Posted
  • Visto 400 veces

Un tlacuache, responsable de destrozos en Torre Legislativa

Pachuca de Soto, Hidalgo.- Un tlacuache sería el responsable de destrozos registrados en la Torre Legislativa del Congreso del Estado de Hidalgo, y que fueron reportados esta mañana por trabajadores del edificio público.

Al encontrarse con vidrios rotos, documentos desperdigados, e incluso rastros de sangre, al sitio acudió personal de la Policía Ministerial y de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo.

Específicamente el área que fue afectada fue donde  se ubican la Secretaría Técnica y Coordinación de Asesores.

Horas después se descubrió al animal, y por los rastros dejados por este, se considera que es responsable de la situación que implicó toda la movilización dentro y en los alrededores de la Torre Legislativa.

La mañana de este lunes 10 de mayo, personal de la Torre Legislativa del Congreso del Estado de Hidalgo encontraron vidrios rotos en la planta baja del edificio, papeles dispersos, así como manchas de sangre.

El edificio fue resguardado por elementos de la Policía Investigadora, así como de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo,  para levantar pruebas e iniciar investigaciones sobre presunto allanamiento al edificio público.

Incluso arribó una camioneta del Servicio Médico Forense, pues se presumía que había un cadáver al interior del recinto legislativo.

Cerca de las dos de la tarde, fue localizado el tlacuache, oculto al fondo de una de las zonas de las oficinas.

Personal especializado acudió al lugar para retirar adecuadamente al animal, para posteriormente trasladarlo a un sitio para su adecuado tratamiento y revisión a su estado  físico.

El resguardo de la zona fue levantado poco después de las dos de la tarde, quedando pendiente evaluar el costo de los destrozos encontrados en el área señalada de la  Torre Legislativa.

Por Daniel Martínez Martínez