Trabajadores de la construcción afectados por la contingencia durante los últimos meses.

Huauchinango, Pue. - Hoy tres de mayo en Huauchinango se acostumbra que en las construcciones de obra negra albañiles coloquen una cruz de madera adornada con flores y listones para pedir por los mismos.

Pedro Santos, quien se dedica desde hace 24 años al trabajo de albañilería, explica que durante esta fecha festejan a la Santa Cruz, llevan a la iglesia una cruz, la bendicen, posteriormente la colocan en la construcción para bendecir la tarea y hacen un convivio con los propietarios del hogar y los trabajadores.

Sin embargo, a los dos meses que se reportó el brote del COVID 19 se vio afectada su labor porque las grandes constructoras cerraron sus cimentaciones.

“Nos tuvimos que ajustar al presupuesto, además, de buscar trabajos de construcción como plomería, pintura, electricidad y otras alternativas”, expresó Pedro.

Dos semanas antes de que concluyera el 2021 se presentó una recuperación en el área obras, ya que algunos ciudadanos recibieron su aguinaldo y continuaron con la elaboración de su vivienda.

Hay que decir que a esta labor se han incorporado mujeres como Diana Martínez, que ante la falta de ingresos económicos se unió a un grupo de albañiles, resaltó que la aceptación de sus compañeros fue buena, al igual, tiene las mismas oportunidades e ingreso económico y a las dificultades que se ha enfrenta son únicamente a los trabajos pesados, ya que los puede realizar, pero, resultan un poco complicados.

Este oficio no tiene un sueldo fijo, dependiendo de la acción que efectúan de manera diaria, pueden obtener un ingreso de 200 o 500 pesos, aunque a veces no reciben el pago suficiente.

Se espera que este día se realicen las bendiciones de cruces con los protocolos de higiene, después una convivencia con los compañeros.